¿Obligada a elegir entre la maternidad y el empleo?

La brecha salarial de género se incrementa dramáticamente cuando las mujeres tienen hijos.

Contenido

Entre enero de 2011 y marzo de 2020 el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) recibió 723 reportes de mujeres que fueron despedidas porque sus empleadores se enteraron de que iban a ser mamás. 

“Muchas mujeres son despedidas de sus centros de trabajo al dar la noticia que van a ser madres. Aunque es ilegal despedir a una mujer embarazada, son prácticas comunes en las organizaciones”, advirtió la fundadora de Mamá Godín, Aideé Zamorano. 


La maternidad es un reto para las mujeres trabajadoras en México, porque representa preocupaciones, inquietudes y obstáculos.

Primero, la estigma social de que las madres que trabajan no les dedican el tiempo suficiente a sus hijos; segundo, las complicaciones al reintegrarse a la vida laboral, pues desde las entrevistas muchas mujeres son descartadas por el simple hecho de ser mamás y, por último, equilibrar la vida personal (maternidad) con la vida profesional. 

En el caso de las mujeres que conservan su trabajo después del embarazo son pocas, pues cinco de cada diez mujeres que se reintegran lo hacen en las condiciones laborales que tenían y solo el 35% lo hace con una jornada reducida. 

Mamá Godín refirió que, de acuerdo con el informe Maternidad y Trayectoria Profesional, realizado por el Instituto de Estudios Superiores de la Empresa (IESE) Business School (Universidad de Navarra), debido a que las empresas no encuentren alternativas para conseguir un balance entre la maternidad y la carrera profesional ha hecho que 57% de las mujeres a nivel global prefiera renunciar a su trabajo, mientras que 53% opina que ser madre es un impedimento para lograr una mayor proyección, 46% asegura que tienen que trabajar más duro para demostrar su valía, 45% ha sufrido en los procesos de selección cuando se les preguntó si han tenido o tendrán hijos, y 20% declara que no le han permitido reincorporarse a su puesto de trabajo tras la maternidad.

Además, la brecha salarial de género se incrementa dramáticamente cuando las mujeres tienen hijos, pero se podría reducir si los hombres y las mujeres pudieran compartir el cuidado de los hijos de una forma más equitativa.

¿Cómo nivelar el panorama?

Cada año, Mamá Godín realiza un ranking para presentar las mejores empresas para las madres trabajadoras, donde se evalúan las diferentes prestaciones y beneficios que brindan las compañías a sus colaboradores padres y madres de familia.

Zamorano reconoció que las mejores opciones para que las empresas puedan retener a talento femenino son ofrecer:

  • horarios flexibles, permite que las mujeres puedan administrarse de manera más fácil entre la maternidad y la familia. En una política de trabajo flexible, el empleado trabaja un número fijo de horas todos los días, pero la hora de inicio y de finalización de la jornada laboral puede variar. Algunas empresas también tienen flexibilidad en cuanto a la ubicación del trabajo, permitiendo que los empleados trabajen desde su hogar varios días de la semana, o en algunos casos, con una jornada laboral totalmente remota.
  • licencias por maternidad superiores al tiempo que marca la ley, aunado a los programas de mentoría, son las prestaciones preferidas
  • establecer programas de licencia por paternidad (sí, para los hombres)
  • tener horarios de lactancia

“Las empresas pueden tomar muchas acciones para que las madres trabajadoras tengan beneficios y sigan laborando, como servicio de guardería, otorgarles seguro de vida y darles una licencia por maternidad extendida. Hay empresas que ya lo hacen, incluso hay quienes otorgan un permiso de hasta seis meses adicionales a lo que marca la ley para que se puedan quedar con sus hijos más tiempo” enfatizó Zamorano.

Las mujeres son un pilar valioso para las compañías, aportan experiencia, profesionalismo y fomentan la diversidad, además son mejores con el manejo del tiempo y administran mejor sus actividades, reiteró la firma.

“La inclusión de las mujeres en el mercado laboral tiene un impacto positivo en la economía, el hogar y, lo más importante, en futuras generaciones. Generar condiciones de acceso a los centros de trabajo para las madres contribuye a la reducción de violencias estructurales para las mujeres”, puntualizó.

¡Comparte este artículo!

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en email
Email

Más artículos